domingo, 3 de agosto de 2008

EL GERENTE DE HOY

La amplitud, profundidad y celeridad de los cambios que se han producido en las últimas tres décadas en el entorno tecnológico, económico, social, político y medioambiental en el que se mueven las organizaciones, ha puesto en crisis los paradigmas y la creatividad que durante décadas prevalecieron dentro de los gerentes, Estos cambios y estas dificultades en los paradigmas y la creatividad son naturales porque está demostrado que no existe un paradigma o creatividad permanente en la evolución económica, social, cultural y científica de la humanidad, Partiendo de esta idea, se puede empezar a dar un concepto de paradigmas para los gerentes, que nos son otras cosas que las realidades organizacionales (como los valores, las creencias prácticas tradicionales, métodos, instrumentos, etc.‚) que los miembros de un grupo social construyen para integrar los pensamientos y las acciones de sus miembros.

Los cambios en los entorno de los paradigmas que durante décadas han orientado al trabajo de las empresas y organizaciones de los gerentes se han producido en el entorno impactan en todos los componentes del trabajo de una empresa o organización, los enfoques gerenciales, que surgieron y predominaron en condiciones que se han modificado sustancialmente. Estos cambios de paradigmas de los nuevos gerentes debe ser el de la eficiencia por la eficacia. Ya que la eficiencia no es mas que hacer más de lo mismo, pero más barato; mientras que la eficacia requiere hacer nuevas cosas que generen valor. La eficiencia requiere buena administración; la eficacia, liderazgo y creatividad, es partir de aquí que se interconecta los nuevos paradigmas con la creatividad que debe tener los nuevos gerentes del siglo XXI. En la eficiencia se trabaja con paradigmas y caminos conocidos. La eficacia requiere un pensamiento de ruptura con viejos paradigmas.

Hoy en dia el gerente debe de tener como referencia a las nuevas tendencias gerenciales en cuanto a las “funciones directivas” (planificación, organización, mando y control).

El enfoque tradicional en relación al liderazgo está cambiando profundamente. La visión paradigmática del liderazgo personalista sostenible en sistemas organizacionales basados en jerarquías rígidas, de obediencia y control vertical, es decir, en aquellos en los cuales quien está "arriba" ordena y quienes están "abajo" ejecutan, está dando paso a modelos, a paradigmas de gestión abiertos y participativos, que brindan más espacios de decisión y acción a las personas.

Hoy vemos el resurgimientos de nuevos paradigmas gerenciales como son el de crear organizaciones inteligentes, que ésta, no se limiten a un aprendizaje adaptativo que le permita sobrevivir y adaptarse a los cambios, sino que es capaz de desarrollar un aprendizaje generativo, concepto que exige la desintegración de la figura del líder único en favor de un liderazgo compartido y potenciador de todas las cualidades de las personas que integran la organización.

Además de cambiar estos paradigmas, hoy el dia, los gerentes deben preocuparse mas en cuanto al talento humano de sus organizaciones, anteriormente se consideraba esto como un gasto, hoy, las nuevas tendencias lo valoran como una inversión que redundará en un impacto positivo en los éxitos organizacionales a futuro y la nueva tendencia apunta a señalar que los trabajadores son capacitados con un enfoque polivalente (dada la organización por procesos y el trabajo en equipo de las empresas de los nuevos tiempos) en contraposición a la capacitación especializada (dada la organización por funciones de las empresas tradicionales). Por último, el cambio del paradigma respecto a los criterios de calidad, la nueva empresa competitiva da preponderancia a la prevención.


Es así que con estos nuevos paradigmas gerenciales de los nuevos gerentes del siglo XXI, este mundo de incertidumbres que se vive en la época

posmodernista, lo ideal sería visualizar los cambios que se experimentan con el objeto de ir modificando y adaptando nuestros paradigmas actuales.

Además, el gerente del futuro, debe ser capaz de actuar en un escenario cambiante cada día con mayor rapidez, donde hoy puede ser un paradigma moderno, mañana ya no lo será. Donde la flexibilidad, el riesgo, la innovación van a ser la constante del cambio gerencial en el siglo XXI.
Hoy en día el gerente del siglo XXI, debe tener en cuenta el aspecto de la convivencia como la acción social de establecer consensos, negociaciones, diálogos, acuerdos. Cabe expresar, que si bien es cierto, muchos de los problemas mundiales como la pobreza, la exclusión, la miseria, las guerras, están precedidas por los modelos económicos que imperan en cada espacio-tiempo, también es cierto que las mismas son mas agudizadas por la forma administrativa de gerenciar
Es por ello que, debido a las características de la empresa del siglo XXI, inmersa en un mundo competitivo y globalizado, donde la adaptabilidad al medio ambiente es una constante, impera la necesidad de un gerente con la capacidad de tener una mente abierta a los cambios de los escenarios futuros, incluida la aplicabilidad y uso de la tecnología de punta, que haga más eficiente y competitiva la organización que gerencia y además de ser mas creativos cada día más es de allí que nace lo que es la creatividad como marco importante para el nuevo gerente en la gerencia del siglo XXI.

La creatividad se puede definir como la unión de dos realidades para crear una nueva. Y cuanto más separadas estén esas dos realidades, mas interesante será el resultado. La necesidad de creatividad e innovación no ha sido nunca tan apremiante como hoy día en los gerentes. Toda institución necesita gerentes con un alto grado de creatividad y equipos preparados para superar los retos del futuro con soluciones atrevidas e innovadoras La creatividad no es una cualidad natural, “con la que se nace” sino que puede desarrollarse.

Hoy en día los gerentes deben tener presente que además de la aparición de nuevas paradigmas gerenciales existen diferentes técnicas gerenciales para estimular la creatividad, tan importantes como el rompe esos viejos paradigmas tradicionales, es en la creatividad: 1) las alternativas como un concepto que brinda flexibilidad, es una parte clave del pensamiento 2) la provocación Significa colocar una idea intermedia distinta de las demás.

Es a partir de esta reflexión que se puede construir la figura de un gerente del siglo XXI comprometido mas por los valores de ver la organización ya no como una parte, sino que es necesario verlo como un todo donde todos los componentes y definiciones anteriores son necesarias, ya que la suma de las partes construyen un todo y que al definir y consolidar cada una de esas partes podemos llegar a tener gerentes eficientes, efectivos y eficaces a las nuevas realidades cambiantes de este mundo.